Ali Dia: los 53 minutos del ‘engaño’ más insólito de la Premier League inglesa

Si hay una labor clave que deben enfrentar los clubes de fútbol de todo el mundo es la de elegir los refuerzos. Directivos y cuerpo técnicos enfrentan el desafío de apuntar con su elección, buscando mejorar a sus equipos.

Por aquello, las fórmulas para ‘afinar’ el ojo y no fallar son variadas, aunque el error es un resultado que se produce más veces de las deseadas, generando críticas de hinchas y la prensa.

De todas maneras, cuesta encontrar una historia de un fichaje más insólita que la del Southampton y el senegalés Ali Dia. Una especie de ‘tormenta perfecta’ que desembocó en 53 minutos de juego que quedaron para el recuerdo y que se transformaron en uno de los grandes enredos de la Premier League inglesa.

EL PRIMO DE GEORGE WEAH
Corría el año 1996 y el Southampton vivía un momento complejo en el juego y que se veía aumentado por la crisis de lesiones que complicaba el plantel encabezado por Graeme Souness, histórico exjugador de Liverpool devenido en entrenador del cuadro ‘albirrojo’. El escocés veía como se acercaba el duelo ante Leeds United y su equipo mostraba varias bajas en ataque, cuando recibió una llamada que lo cambiaría todo.

Del otro lado del teléfono estaba George Weah, delantero liberiano de gran rendimiento en clubes como Paris Saint-Germain y que en ese momento era gran estrella de AC Milán, además de ganador del ‘Balón de Oro’ 1995. ¿El motivo del llamado? Recomendar a su primo, Ali Dia, para que fichara en Southampton. ¿La respuesta de Souness? Que se acercara a los entrenamientos para realizar una prueba.

“Jugó con George Weah en el PSG y el año pasado estuvo en la segunda división en Alemania. Dijimos, ven y entrena con nosotros una semana o así y veremos que tal… Cuando alguien como él (Weah) te da una recomendación sueles sentarte y tomar nota” explicó el DT cuando Dia se presentó a entrenar un día antes del partido contra Leeds y tras firmar un contrato por un mes con los ‘Saints’. Un detalle a considerar es que un duelo amistoso entre los suplentes de Southampton y Arsenal que serviría para probar a Dia fue suspendido por dificultades climáticas.

“Él llegó a entrenar por la mañana con nosotros y jugó un partido de cinco por lado. Para ser honesto no se vio bien” recordó pasados los años Matt Le Tissier, ídolo del club y quien practicó con Dia ese día. Luego agregó que “pensé ‘este tipo no lo veremos de nuevo, no es particularmente bueno’. Pero llegó al partido al día siguiente. Estábamos jugando contra Leeds”.

Y así fue. Ante la desesperación por la cantidad de lesionados, Souness decidió citar a Dia para el duelo ante Leeds, sin una práctica formal o una prueba en un amistoso. Una apuesta importante pero que se vio aumentada cuando, un 23 de noviembre en Ellan Road, Le Tissier se lesionó y fue sustituido a los 32’ por… Alli Dia.

A partir de ahí, vino el desengaño: los movimientos erráticos de Dia sorprendieron a todos y generaron la indignación del entrenador, quien decidió sustituirlo tras 53 minutos en el campo por Ken Monkou. 2 tiros (uno de ellos, una ocasión muy clara que definió al cuerpo del arquero) y sólo el 30 por ciento de sus 28 pases acertados fue el registro del senegalés.

“Corrió por el campo como Bambi sobre el hielo” comentó Le Tissier, en declaraciones que recuerda The Guardian y donde agrega “era muy, muy embarazoso de ver. Graeme lo nombró suplente y no lo creíamos. Me lastimé después de 20 minutos y cuando lo vi calentando, me dije: ‘No es cierto’. Graeme lo puso, pero luego estaba desesperado, así que lo quitó de nuevo. Fue loco”.

Souness debió salir al frente tras la caída 0-2 y se defendió señalando que “lo hice entrar sin haberlo visto jugar al fútbol en la Premier, pero es porque no tengo ningún delantero. ¿Si estoy disfrutando esto? ¿Disfrutas de una patada en las pelotas?“. Luego apuntó más allá y sostuvo que el hecho solo demostraba “el estado de cosas en el club, del momento en que un jugador que nunca he conocido y mucho menos he visto jugar en un partido, fue capaz de jugar en la liga“.

LA HORA DE LA VERDAD
Los medios de la época reportan que luego del duelo, Souness logró contactarse con George Weah, quien descartó conocer a Dia e incluso haber hecho la llamada que inició todo. También se determinó que nunca fue seleccionado de su país como había dicho y que no había jugado en PSG y en varios de los equipos que mencionó, ya que había militado en clubes amateurs. Además, había participado de pruebas en algunos cuadros de divisiones menores del fútbol inglés, sin mayor éxito. En resumen, una serie de inexactitudes que parecen insólitas para una liga del nivel que ya en ese tiempo tenía la Premier League.

Por su parte, Dia acusó una lesión el día posterior al partido y luego no fue visto nunca más en las instalaciones de Southampton. Posteriormente firmó con el Gateshead, equipo amateur inglés, en diciembre. “Lo de Southampton fue un malentendido, sólo quiero olvidarlo ahora. Estoy encantado de firmar para Gateshead y estaré con ellos hasta el final de la temporada” indicó a su llegada a la escuadra, donde anotó cinco goles en ocho duelos, pero fue puesto en la lista de transferibles del equipo tras un cambio de técnico.

Las explicaciones fueron vagas. Dia se defendió en su momento, diciendo que era un buen jugador y que “podía probarlo”. Sobre su supuesta relación con la ‘llamada’ de Weah, sostuvo que “me han hecho ver como un estafador, pro no es cierto. Trabajé con un agente cuando llegué a Inglaterra y él es el estafador. Debe haber estado llamando a todos esos clubes fingiendo ser George“.

20 AÑOS DESPUÉS, ALI SE DEFIENDE
Hace unas semanas, el medio especializado en deportes Bleacher Report dio con el paradero de Dia, en un reportaje conmemorativo de los 20 años del hecho. El ahora hombre de finanzas con estudios de posgrado en Estados Unidos reconoció que el tema es “doloroso” para él y su familia.

“Me han retratado como un mentiroso y eso es duro” aseguró, a la vez que sostuvo que jugó en PSG “en el segundo nivel, en 1986-88 y ayudé a ganar la Copa de París, en 1986 o 1987 … ha pasado un tiempo”.

Sobre el enredo con Southampton, Dia dice que un amigo lo presentó en 1994 a Bachrir Souleman, un agente africano que trabaja en Inglaterra y quien arregló el contrato con el club, donde dice entrenó un mes y medio en el equipo reserva y ante la primera escuadra previo al encuentro ante Leeds. “Tengo la conciencia tranquila, Dios va a ser nuestro juez” cerró.

La versión contradice gran parte de la historia, pero lo cierto es que el nombre de Ali Dia quedó marcado como uno de los hechos más insólitos del fútbol inglés y, porqué no decirlo, también mundial.

Comments