Caminar 15 minutos o correr 5: ¿Cuál es la mejor rutina?

¿Quién dijo que caminar no era un ejercicio? Realizar caminatas también nos puede ayudar a mantenernos saludables y en forma, sobre todo si ponemos en práctica el Power Walking, una disciplina que nos puede ayudar a bajar de peso si cumplimos con algunas exigencias: caminar rápido y con una postura erguida.

“Lo que se intenta es andar rápido, trabajando al 65/75 por ciento de nuestra frecuencia cardíaca –el número de contracciones del corazón por minuto-, porque es la franja en la que se favorece la quema de grasa“, explicó en una oportunidad Ángel Herrarte, licenciado en CC. de la Actividad Física al sitio español El País.

Ambas rutinas, caminar y correr, pueden ser beneficiosas para nuestro cuerpo, pero de igual modo surge la pregunta ¿qué es mejor?.

Según un estudio de la Universidad de Texas, EEUU, ambas disciplinas serían igual de beneficiosas.Una caminata de 15 minutos sería igual a una carrera de 5 minutos, y para conseguir los mismos beneficios de una corrida de 25 minutos, tendríamos que caminar 1 hora y 45 minutos.

En cuanto a la distancia, el Centro Nacional para la Información Biotecnológica (NCBI), EEUU, determinó que para que una caminata sea realmente beneficiosa debemos realizar mínimo 10.000 pasos, aproximadamente 8 kilómetros, aunque todo depende de las zancadas.

Consejos para poner en práctica el “power walking”
1. Camina rápido

Según indicó elpais, esta práctica requiere de una intensidad, ritmo y duración precisos para lograr quemar calorías. “Lo que se intenta es andar rápido, trabajando al 65/75 por ciento de nuestra frecuencia cardíaca –el número de contracciones del corazón por minuto-, porque es la franja en la que se favorece la quema de grasa“, explicó Ángel Herrarte.

2. Postura erguida

No puedes practicar “power walking” con la cabeza agachada o la espalda curva. Para evitar lesiones y un funcionamiento óptimo del ejercicio, se recomienda mantener la cabeza erguida “como si tiraran de un hilo desde la coronilla hacia arriba”. Lo anterior, sumado a una espalda totalmente erguida y una contracción ligera de glúteos y abdomen.

3. Respetar el tiempo establecido

No es necesario que camines tres horas en esta práctica. Con sólo llevarla a cabo tres días a la semana en sesiones de 45 y 60 minutos ya estarás quemando calorías. Eso sí, “es importante calentar antes de la actividad y terminar con un poco de estiramientos y movilidad articular”, precisó Herrarte.

4. Opta por caminar al aire libre

Si no tienes otra opción aparte de la cinta de correr, puedes quedarte en casa. Pero si cuentas con la posibilidad de trotar afuera, opta por ello. “La musculatura implicada cuando se camina en cinta y cuando se hace al aire libre es distinta. En el primer caso, se utiliza la musculatura para desplazarse en el espacio; en el segundo, el tapiz de la cinta es el que se desplaza y el sujeto ha de mantener una velocidad determinada”, señaló Miguel Gómez Alsius, trainer de Technogym, una de las compañías más punteras en máquinas fitness y wellness.

5. No converses… mucho

Si bien es más entretenido ejercitarse acompañado en vez de solo, sin duda gastarás más energía si hablas al mismo tiempo. “Somos como un depósito. “Cuantas más cosas hacemos a la vez, más gastamos, y las pulsaciones suben más al hablar”, advirtió Ángel Herrarte, en especial a aquellos que no acostumbran a realizar actividades físicas.

Comments