Daniel Elosúa y su fuerte crítica: no me he mantenido en el medio porque no soy lamebotas

Daniel Elosúa tiene una vasta trayectoria como actor, y uno de los personajes que más se le recuerda es el de Pencaman. No obstante, reconoce que no está pasando por un muy buen momento en lo laboral.

Recientemente lo hemos visto en algunos capítulos de Lo que callamos las mujeres de CHV, y en un reciente comercial de Directv. En conversación con Página 7, el comediante aseguró que “soy conocido por colaborar en recreaciones de programas, matinales y en capítulos unitarios como éste, he participado en 3.

Partí en Pasiones de TVN hace varios años, después en Mujer rompe el silencio de Mega, El día menos pensado con Carlos Pinto en TVN, luego recreaciones en matinales, estuve Infieles y hasta el día de hoy participo en ese tipo de producciones”.

“Estando en el circuito, los directores y productores ya me conocen y saben más o menos cuál es mi target, el mío es desde ‘papá joven’, pasando por ‘el nerd oficinista’ hasta ‘El parrillero desordenado’. Trato que siempre estén ligados a la comedia que es lo que me gusta, pero son trabajos esporádicos que no te garantizan continuidad alguna”, añadió.

Sus proyectos y el stand up comedy

Daniel nos contó que actualmente estoy haciendo varias cosas; produciendo shows de stand up comedy en el Bar El Túnel (Barrio Bellas Artes), actuando en bares, restoranes y fiestas con mi nuevo show de Stand up Mi mamá tenía razón, actuando lo más posible en diversos lugares”. Sumado a ello está haciendo castings para áreas dramáticas y comerciales, y por otro lado soy agente HYLA. Hago demostraciones de una máquina llamada HYLA, un equipo alemán de uso intradomiciliario, clínico, de alta tecnología en limpieza y salud, dedicada al lavado de aire y soluciones respiratorias y alergias, etc. Empecé hace casi un mes. Las únicas ofertas que he recibido han sido del banco, me ofrecen pagar a tiempo y créditos”, expresó irónicamente.

Su experiencia como padre

Hace ocho meses Daniel y Antonella Ríos se convirtieron en padres, el que llegó a agrandar la familia que también componían el primer hijo de la animadora de Mujeres Primero de La Red. Según nos contó el actor, “el cambio ha sido maravilloso, también agotador, pero nada que una buena dosis de amor como energía no pueda solucionar. Soy papa 24/7 y me encanta. Cuido a Manuel mientras su mamá trabaja, duermo con él y lo vigilo en la noche para que así Antonella pueda descansar y rendir al día siguiente (tenemos una pieza de solo machos), ya que ella es el soporte en muchos sentidos en este minuto en la casa. Lo único malo, es que he subido de peso, quizás por el cansancio y también por querer darle prioridad a Manuel y estar más tiempo con él. Feliz”.

En una anterior entrevista, Daniel reveló que estaba en una crisis con su pareja, debido al estrés y a la falta de trabajo. La realidad no ha cambiado tanto, debido a que aún no tiene un empleo estable. “Creo que la única buena noticia es Manuel. El trabajo aún no da lo que yo necesito para realizarme; hacer un par de comerciales no significa nada. Hacer shows de stand up te salvan de manera diaria, lo cual no te permite proyectarte mucho.

Y el ‘emprendimiento’ con Hyla recién comienza y debes esforzarte mucho para obtener resultados en el cortísimo plazo”, señaló. En su plano más íntimo detalló que “los roces con mi pareja se deben un poco a eso, a la falta de oportunidades en mi ámbito y en la poca valoración que tengo hoy en día en mi trabajo.

Es decir, tiene que ver con una necesidad de realización como profesional que me ha llevado a una depresión, en todo sentido, hace casi dos años. Subirse a un escenario y hacer reír a una audiencia es difícil cuando tienes la cabeza en llegar a fin de mes, pero se logra, hacer reír. Uno activa el chip ‘sobrevivencia’ y eso le pasa ¿al 80% de los chilenos más o menos?. Yo trabajo desde los 14 años con público, comunicando, atendiendo, entreteniendo, siempre ligado a la creatividad, y al final de cuentas no poder seguir en esa te afecta el ego, las lucas y por supuesto la familia”.

Con respecto a su depresión, señaló que trata de evitar los medicamentos, y que prefiere los naturales. “Me dieron wellbutrin, creo que he tomado dos en varios meses.

La terapia es cuando me subo al escenario, cuando sé que tengo fechas o cuando me llaman a pegas buenas, esa es la mejor droga para mi y, por supuesto, ver a mi hijo sonreír y sano, eso me mantiene vivo”. “Igual lo loco del escenario es que subes, llegas a un nivel de éxtasis, felicidad, luego bajas, vuelves a la vida real y ¡paf! las cuentas, la falta de pega estable, pero sobre todo la no valoración del medio en términos laborales, por supuesto dentro de mi ámbito”, añadió. Pero también realizó una dura crítica al medio televisivo.

“Creo que no me he mantenido en el medio televisivo, por ejemplo, porque no soy lamebotas, soy muy directo y honesto, demasiado diría yo. Eso en esta sociedad te aleja de todo lo establecido como real. Por ejemplo, opinar públicamente que encuentro aberrante, repulsivo y desigual que un rostro de teleseries gane 30 palos, no le cae bien a mucha gente, todos quieren un pedacito de la torta, si no, comérsela entera”.

A esto agregó que “hay muchas otras cosas más que no puedo opinar públicamente porque irían en desmedro de algunos seres queridos, siempre en el ámbito laboral ¿No te daría depresión también saber que hay tantas incongruencia, ambición y desigualdad cuando hay mucha gente que tiene las mismas capacidades o incluso más talento que las vacas sagradas de la TV?”

Cabe destacar que el miércoles 9 de noviembre Daniel se presentará junto al Malo Martinez en el comedy, Seminario 614, en Providencia.

Comments