Guarello destroza a Axel Kaiser por utilizar a Alexis Sánchez para defender la desigualdad social

11.05.2010 ENTREVISTA PICADA AL PERIODISTA JUAN CRISTOBAL GUARELLO EN CAFE ONA DEL ROSAL 386 BARRIO LASTARRIA FOTO: DANIELA TAPIA
11.05.2010
ENTREVISTA PICADA AL PERIODISTA JUAN CRISTOBAL GUARELLO EN CAFE ONA DEL ROSAL 386 BARRIO LASTARRIA
FOTO: DANIELA TAPIA

En una columa para As Chile, el periodista Juan Cristobal Guarello se fue en picada contra el opinólogo de ultraderecha Axel Kaiser, (tan intelectual que acá recopilamos sus 10 frases más aweonás), por utilizar a Alexis Sánchez para defender la desigualdad social.

No voy a discutir el nivel de profundidad de las teorías de Axel Kaiser para defender a los privilegios de clase (sus propios privilegios si el dato es relevante). Tampoco el nivel de su ¿ingeniosa? ¿burlona? ¿fresca? ¿juvenil? redacción. Sólo me quiero detener en un ejemplo que el propagandista neoliberal utiliza una y otra vez, casi como una obsesión. Se trata de Alexis Sánchez.

Ya alguna vez lo sacó a colación a propósito de la reforma tributaria (cuando Alexis paga impuestos en la Comunidad Europea, bastante más altos que los chilenos); luego puso en el tapete sobre lo natural que en la economía de mercado el delantero ganara más dinero que una enfermera, pese a que no salvaba vidas (un bailarín de Yingo también gana más dinero ¿sirve?) y ahora lo usó a propósito de su último libro llamado la “Tiranía de la igualdad”. Antes de ir a este último episodio, ya sería tiempo de que Sánchez, encabezado por su diligente representante Fernando Felicevich, el implacable Fefe, cobre derechos de imagen a Kaiser. Mal que mal apoya todas sus digresiones clasistas en las gambetas del tocopillano.

El 19 de septiembre en una columna en el diario La Tercera llamada “La tiranía de la igualdad” (pudo llamarse “La majadería”), Kaiser señaló lo siguiente a propósito de lo maligno y pernicioso que es impulsar la igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos: “Si usted quiere igualar a Alexis Sánchez con el resto de los jugadores de fútbol debe necesariamente ‘bajarlo de los patines’ e impedirle que juegue según su potencial”.

Aparte de recurrir un ejemplo tribunero y liviano, Kaiser manda el remate a la tercera bandeja del estadio, si es que no la tira a la calle. El fútbol profesional, como pocas actividades, es un gran vehículo de ascenso social porque, precisamente, opera la igualdad de oportunidades. Realmente triunfan los de más talento, más esfuerzo y más dedicación, sin importar su origen social. Aquí no operan los hijos de papi, los amigos del dueño, los lazos sanguíneos, los zorrones.

No puede Aníbal Mosa poner a su hijo de centrodelantero en Colo Colo a pesar de ser controlador y dueño del mayor paquete accionario. Roman Abramovic no tiene posibilidad de jugar como lateral derecho del Chelsea ni el jeque Sulaiman Al-Fahim obligar a Manuel Pellegrini a alinear a sus primos en el mediocampo del Manchester City. Si estos equipos fueran sociedades anónimas corrientes o negocioso petroleros, de transportes o comunicaciones o retails, no tengan dudas que familiares y amigos de los antes mencionados, estarían en puestos claves y serían las estrellas (y ganarían los mejores sueldos). Tal como ocurre en el 90% de los directorios en Chile, conformados por amigos, compadres, primos, hermanos y cuñados. Pero en el fútbol profesional no se puede y además es peligroso. Ya lo vivió Jorge Lafrentz al permitir que su retoño alineara en el arco del primer equipo Santiago Wanderers con nefastas consecuencias. Atajaba menos que el Señor PF. Los hinchas porteños todavía lo putean.

Cuando no hay educación de calidad para los más desfavorecidos (Alexis puede dar fe de ello) y se vive en una sociedad profundamente clasista, tanto que hasta falsos intelectuales trasnochados alegan hasta contra la igualdad de oportunidades, la pelota puede ser uno de los pocos caminos para salir del barro. En la cancha los apellidos, los contactos, las amistades o el colegio donde estudiaste no valen. Seas plebeyo o Kaiser, debes correr.

Comments