Historia de una foto: los nuevos chilenos

La comentada imagen de haitianos de terno y corbata en el Metro.

Sábado en la mañana. Harto ajetreo en Santiago. No hay novedad. El Metro, lleno… No hay novedad. Personas con celular en mano, cabeza gacha queriendo pasar el tiempo en un aburrido paseo subterráneo. No hay novedad. Pero de la persistente modorra diaria, un hombre desenfunda un Iphone 5 y dispara una foto hacia un grupo. Nadie dice nada. Sin embargo, el resultado de esa acción vería nacer una realidad, una novedad…

Admiración y harto comentario está generando esta imagen lograda por el fotógrafo profesional Claudio Santana, el hombre que vio frente suyo una imagen para atesorar y deslumbrar: un grupo de haitianos armados del Nuevo Testamento, de terno y corbata, llama la atención de cualquiera, más en un país que recién se está acostumbrando a ser multicultural.

Los números de Extranjería, dependiente del Ministerio del Interior, dan cuenta del crecimiento exponencial de haitianos que se vinieron a Chile apostando por un mejor vivir. De hecho, se pasó de cero inmigrantes en 2005 a un voluptuoso 4,0% a fines de 2014, una cifra que incluso supera a españoles y dominicanos, ambos con 3,0%.

Santana, hoy reportero gráfico de la Agencia Aton Chile, sabe de lo que habla en sus fotos: este trabajo lo viene realizando desde hace cuatro años y espera exponerlo en el 2017.

“El día de esta foto que tanto comentario generó la saqué el sábado. Me subí al Línea 2 del Metro Rondizzoni y ahí subió una pareja de haitianos. Después, en Toesca, llegaron tres más. Siempre hablo con ellos y les pregunto su historia, pero esta vez, como iba en el Metro, opté por sacar el celular”, cuenta Claudio, quien tan acertadamente decidió titular esta creación como “Los nuevos chilenos”.

Lo del traje formal resulta más novedoso en ciudadanos haitianos, considerando que sus trabajos, por ahora, tienen más relación con servicios y construcción.

ESTIGMATIZACIÓN
Cuando llegan a Chile, nos detallan, muchos de ellos se convierten al cristianismo, debido a que compatriotas evangélicos avecindados en el país les dan el recibimiento. Lo otro resulta parte de un proceso natural: formar parte activa de la iglesia.

El avezado profesional sostiene que si bien recibió buenos comentarios en su Instagram (@claudiosantanaphoto), no faltó la opinión xenófoba, criticando que ellos le “quitan” trabajo a los chilenos.

“Estigmatizan de entrada y los que critican son como nazis morenos… Respondí a varios, pero no vale la pena. Acá no se les recibe como corresponde”, sentencia Santana, el mismo hombre que lucha por lograr la novedad en un día cualquiera…

Comments