Hombre mantuvo a mujer y su hija de dos años encerradas entre puertas y ventanas electrificadas

La mujer y su hija de dos años pasaron un mes y medio encerradas en una vivienda electrificada y alimentándose a pan y agua. Su pareja, de 29 años, se encuentra formalizado por “violencia de género y lesiones en perjuicio de la menor”.

Una mujer de 34 años y su hija de dos años y cuatro meses permanecieron más de un mes encerradas en una habitación con puertas y ventanas electrificadas, alimentadas a pan y agua. El hecho, informado por Elonce.com, ocurrió en Paraná, provincia de Entre Ríos, Argentina.

Cuando fueron encontradas, ambas se encontraban desnutridas y la mujer poseía diversas fracturas en todo su cuerpo. Los forenses contaron en total 18 lesiones, incluyendo una fractura de costillas y una marca en la cara “producto de una agresión con un hierro”.

Según explicó el medio Cosecha Roja, el hombre que retuvo a la mujer y su hija se llama Sergio Alcides Caimer, tiene 29 años y mantenía una relación con ella hace tres meses. Hoy está detenido, acusado de “violencia de género y lesiones en perjuicio de la menor”.

La policía llegó al lugar motivada por las denuncias de los vecinos, que estaban extrañados de no ver nunca salir de la casa a la mujer y la niña. Al llamar, les atendió la madre del sujeto, quien les señaló que no vivía nadie más en la casa y que la información era inexacta.

Sin embargo, al asomarse por la ventana, los uniformados vieron a “una mujer semi desvanecida, quien respondió que todo estaba bien y que no podía salir de la vivienda”. Entonces se dieron cuenta de que ventanas y puertas se encontraban completamente electrificadas, por lo que los agentes tuvieron que ingresar por la puerta de atrás y desconectar el sistema, para sacar de ahí a la mujer y la niña.

La casa no contaba con baño y tanto madre como niña llevaban ahí encerradas cerca de un mes y dos semanas. “Hacían sus necesidades en balde, no contaban con agua corriente y le acercaban la medicación por una ventana. Según los dichos de la víctima, se estaban alimentando a pan y agua, lo que llevó a que estuvieran en un avanzado grado de deshidratación y de desnutrición, tanto ella como la hija”, contó el comisario Walter Ziegler.

Hoy, ambas se encuentran internadas y se recuperan juntas. En tanto, la madre del imputado, llamada Estela Romero, declaró en la causa y contó que su hijo se encuentra en tratamiento psiquiátrico porque de chico “tuvo problemas con las drogas”. Romero reconoció que la casa estaba electrocutada, pero aseguró que “parecía que estaba todo bien, yo no entraba. No sabía que la chica estaba golpeada”. Además, explicó la forma en que la víctima y su hijo se conocieron: “Ella y su nenita andaban en la calle, por eso vinieron a vivir con él”.

Comments