Incendios en el país: Los Aviones Hidrantes que Chile no tiene porque prefiere comprar costosos F-16

a1

Nueva temporada de incendios en el país, nueva oportunidad en que todos nos miramos las caras preguntándonos por qué nuestro país no cuenta con Aviones Hidrantes, pero si contamos, por ejemplo, con inservibles aviones de guerra F-16 que actualmente están juntando polvo en algún lugar de la FACH. (Y ni hablar del desfalco al Estado que están haciendo los militares) ¿Cual es el costo de los Aviones Hidrantes? ¿De qué manera apagan los incendios? A continuación un par de ejemplos:

CANADAIR/ BOMBARDIER 415

a2

El Bombardier 415 es un avión anfibio dedicado principalmente a la lucha contra-incendios. Puede recoger hasta 6.137 litros de agua (13.500 libras) en cualquier superficie de agua lo suficientemente grande como para que el avión realice una toma y despegue en ella. El agua puede recogerse durante el amerizaje mediante dos sondas retráctiles montadas, operación que debe hacerse en movimiento, mientras el avión navega sobre la superficie del agua. Esto permite el completo llenado de los depósitos en tan sólo 12 segundos.

Tras esta maniobra, el agua almacenada puede mezclarse con agentes químicos que mejoran la capacidad extintora y retardante de la descarga, que se realiza sobre el área del incendio sin necesidad de regresar a la base hasta el ocaso o el bingo de combustible. Dependiendo de la proximidad entre el punto de carga y el fuego, un CL-415 puede llegar a efectuar hasta 100 descargas en un periodo de 4 horas. Su valor es de 31 millones de dólares (nuevo).

BERIEV Be-200

a3

El Beriev Be-200 Altair es un avión anfibio diseñado por la compañía rusa Beriev. La aeronave es capaz de llevar 12 toneladas de agua en su interior (el doble que el Bombardier 415), sin la necesidad de volver a la base. Puede recoger el por cualquier fuente, a una velocidad de entre 150-190 km/h, cargando las 12 toneladas en tan sólo 12 segundos. Dispone también de un depósito de 1,2 metros cúbicos para los agentes químicos. Uno de estos sin uso, tiene un valor de 25 millones de dólares.

AVIONES DE COMBATE F-16

a4
En el primer Gobierno de Bachelet, se compraron 18 aviones F-16 usados a Holanda por un costo de 270 millones de dólares. Los que se sumaron a los comprados el año 2005, que implicarían el desembolso de 185 millones de dólares por 18 aviones usados. Y tres años antes, en el 2002, Chile ya había comprado 10 F-16 nuevos en Estados Unidos por un costo de 650 millones de dólares. En total, nuestro país tiene 1105 millones de dólares sólo en aviones F-16 estacionados en algún lugar.

Dinero para darles la gran vida a los vagos de los militares mientras Chile se quema todos los veranos. Las “prioridades” de la Democracia Representativa

Comments