Indignante: Solange Huerta directora del Sename detuvo indagación en más del 70% de delitos sexuales contra menores cuando fue fiscal

Tras una investigación de La Tercera, se logró confirmar que la actual directora del Sename quién estuvo a cargo de la Fiscalía Metropolitana, Occidente archivó y dio salida no judicial a 1.000 denuncias, el 70% de los delitos de este tipo que indagó, solo durante el 2015.

La fiscal y actual directora del Sename nombrada por Michelle Bachelet además lidera a nivel nacional la aplicación de la decisión de no perseverar, una polémica atribución que tienen los fiscales para cerrar investigaciones.

Los gritos de los vecinos evitaron una tragedia mayor. Una tarde de febrero de 2015, Francisca, de sólo cinco años, disfrutaba los juegos infantiles del parque cuando un hombre de 38 años se acercó a ella, se bajó los pantalones y al parecer le hizo tocaciones impropias. El individuo, de iniciales N.G.M.C, consumidor de pasta base y con antecedentes penales, fue detenido por la gente del barrio, que lo amarró a un poste y llamó a Carabineros. Considerando la flagrancia del delito y la gravedad del hecho, fue formalizado por abuso sexual por la Fiscalía Occidente. Tras exponer los antecedentes, el juzgado de garantía ordenó su prisión preventiva y fijó plazos para que el Ministerio Público efectuara nuevas pericias.

Sin embargo, al poco andar, la fiscalía adoptó una medida que significó el cierre de la causa: en una audiencia de fecha 12 de junio de 2015, se comunicó la decisión de no perseverar (DNP), lo que no sólo puso término administrativo al caso, sino que, además, se tradujo en la libertad inmediata del sospechoso. La razón fue que no lograron localizar al testigo clave y que la menor no pudo ratificar los hechos.

El 2015, en su último año al mando de la Fiscalía Metropolitana Occidente, una de las más grandes del país, Solange Huerta optó por enviar a archivo o decretar decisión de no perseverar en 1.000 casos de delitos sexuales contra menores. La cifra corresponde al 70,2% de las causas de este tipo que le tocó investigar. Siete puntos más que el promedio nacional de salidas administrativas para casos de delitos sexuales contra menores (63%).

Según cifras oficiales entregadas por el Ministerio Público, la ex fiscal decidió no perseverar con la investigación en el 14,3% de los casos de abusos a menores, superando a todos los fiscales a nivel nacional y donde la media es de 8,9%. El problema es que el DNP es una medida especialmente controversial, ya que es una facultad discrecional que tienen los fiscales que les permite cerrar los casos antes o después de la formalización. La decisión de no perseverar ha sido motivo de amplios debates en la academia y en el mundo del derecho, ya que es la única que otorga atribuciones jurisdiccionales a los fiscales, pese a que el espíritu original al crear el nuevo sistema procesal penal era separar la labor de los investigadores de la de los jueces. “Las decisiones de no perseverar carecen de control por los jueces. Las víctimas y querellantes no tienen la posibilidad de recurrir ante la Corte de Apelaciones. Los fiscales regionales tienen mucho poder en esta materia pues aprueban los DNP, con lo cual las víctimas quedan más desamparadas”, señala Hernán Fernández, abogado especialista en casos de familia y maltrato infantil.

En el total de casos que indagó la Fiscalía Occidente el 2015, en todo tipo de delitos, Huerta registra el mayor número de DNP a nivel nacional, con 7.144 casos, lo que equivale al 5,4% de sus investigaciones. A nivel de porcentajes, sólo es superada por la Fiscalía de la VI Región, donde no se perseveró en 5.850 casos, equivalentes al 7% de los casos de esa región.

Al contrario del archivo, que es una salida administrativa cuando el caso no ha sido conocido por un juez, la DNP es el cierre de un caso aun cuando haya querella y esté judicializado. Esta decisión del fiscal no es apelable por parte de las víctimas.

****

No habían pasado ni 48 horas desde que asumió su cargo en el Sename cuando empezaron los telefonazos de la nueva directora Solange Huerta al celular del fiscal a cargo de investigar las muertes de menores en el servicio, Marcos Emilfork. En la Fiscalía Nacional la situación generó molestia e incomodidad. Ya había causado revuelo que la ex persecutora aceptara asumir una jefatura en el gobierno de Michelle Bachelet, apenas 18 días después de renunciar a su cargo en el Ministerio Público. No sólo porque fue la misma fiscal que investigó a la Presidenta de la República en el caso Tsunami, sino además porque recién se había abierto una indagatoria para precisar las causas y el real número de muertes de niños y niñas a cargo del Servicio Nacional de Menores. En ese contexto, su nombramiento podía interpretarse como una forma de intervenir en el caso.

Según fuentes de la Fiscalía, Emilfork optó por no contestar los llamados de su ex compañera, y la tensión se hizo evidente cuando el 20 de julio el fiscal dio la orden de allanar los centros del Sename en Coquimbo, O’Higgins, y el Maule, y él mismo entró de sorpresa a la oficina central en Santiago. “¡Marcos!”, lo saludó afectuosamente Solange Huerta al ver el operativo, pero él mantuvo la distancia y la trató de “señora directora”, relatan los testigos del cara a cara.

Contactada a través de su jefa de prensa, Solange Huerta no entregó su versión para este reportaje.

****

Durante 2015, en el total de 138.684 casos investigados por su fiscalía, de todo tipo de delitos, Huerta sólo llegó a sentencias condenatorias en el 10,3%, siendo el índice más bajo de las 18 fiscalías regionales, y donde el promedio nacional es de un 15,2%

Los números no son mejores para Huerta en los casos de violencia intrafamiliar, que agrupan casos de maltratos entre parejas y contra niños. Durante el año pasado sólo llegó a sentencias condenatorias en el 5,4% de sus casos, siendo la tercera con peor registro a nivel nacional en este tipo de delitos, donde el promedio de condenas es de un 9,5%. En esta clase de delitos, su fiscalía se ubica como la cuarta que registró mayor porcentaje de DNP, 15,7%, mientras que en cantidad de casos es la primera a nivel nacional, con 2.727 casos cerrados bajo esta modalidad.

Aunque los ingresos y tipos de términos de casos por región se encuentran detallados en las memorias anuales del Ministerio Público, La Tercera solicitó vía Ley de Transparencia un desglose hasta ahora desconocido: las cifras de los casos de menores víctimas de delitos sexuales durante los últimos ocho años y cómo han terminado esos casos.

En el total de sus ocho años al mando de la Fiscalía Occidente, Huerta siempre registra peores índices que el promedio nacional en casos de delitos sexuales contra menores, en materia de archivo, salidas no judiciales e índice de condenas. Así, la nueva directora del Sename, durante toda su gestión, cerró un 69,1% de sus casos enviándolos a archivarse o decretando no perseverar en la investigación. Es la quinta fiscal con más alto índice en salidas no judiciales, mientras que el promedio nacional es de un 64,7%. En materia de condenas, durante todo su período registra un 11,4% de sentencias, el cuarto índice más bajo entre las fiscalías. El promedio nacional de condenas es de un 14%.

****

Conocida por un carácter fuerte que le generaba partidarios y detractores en la Fiscalía Occidente que lideró entre 2008 y enero de 2016, Huerta, abogada de la Universidad de Chile de 47 años y que en su juventud fue cercana a la corriente almeydista del PS, era señalada como una de las autoridades con más manejo y habilidades políticas del Ministerio Público. Ejemplo de esto: era la única fiscal que contaba con jefe de gabinete en su equipo, figura que sólo había tenido el ex fiscal Alejandro Peña, quien curiosamente también asumiría un cargo de gobierno, cuando el 2011 fue nombrado asesor de la Subsecretaría del Interior en el período de Sebastián Piñera.

Sobre sus simpatías políticas, Huerta declaró en una entrevista a El Mercurio de enero pasado que “no voy a arrepentirme de mi historia o de mi pasado, porque me siento profundamente orgullosa de lo que he sido toda mi vida. Pero cuando una optó por la carrera de fiscal, optó por una forma de vida y eso implica tener prescindencia política total. Lo único que podemos hacer los fiscales en términos políticos es ejercer el derecho al voto”. En otra entrevista a La Tercera de esa misma fecha, reconoció que pudo ser un error comunicacional su controvertida decisión de febrero de 2015 cuando, en medio de las vacaciones del entonces fiscal nacional, Sabas Chahuán, ella como interina reemplazó al fiscal de los casos Penta y SQM, Carlos Gajardo, por el fiscal Andrés Montes, hijo del senador PS Carlos Montes. La decisión generó revuelo y debió ser revertida por Chahuán. “El error fue cómo se transmitió el mensaje desde la fiscalía. El ambiente estaba tan convulsionado que la gente, y en general la prensa, opinaba sobre la base del prejuicio, sin tener los antecedentes concretos”, explicó la fiscal.

Tras dejar la jefatura de la Fiscalía Occidente, Huerta asumió en marzo como directora de la Unidad de Delitos Sexuales y Violencia Intrafamiliar de la Fiscalía Nacional. Pero renunció el 28 de junio. Según señalan en la fiscalía, ella comentó en privado que lo hizo sin tener ningún otro cargo en la mano y principalmente afectada por los sumarios internos contra su esposo, el fiscal Alvaro Pérez Verde-Ramo, por supuestos malos tratos a subalternos y no concurrir a una audiencia. No obstante, fue desde ese cargo cuando tendió puentes con el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, para abordar problemáticas de violencia de género, y con la ministra de Justicia, Javiera Blanco, mientras trabajaban en el proyecto para implementar como evidencia en juicios las entrevistas videograbadas de menores víctimas de delitos sexuales. Según fuentes de La Moneda, la decisión de su nombramiento al mando del Sename fue tomada por Blanco y la secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia, Estela Ortiz, y fue visada por Aleuy.

****

Para las agrupaciones de defensa de niños víctimas de delitos sexuales, las cifras de cierres no judiciales de casos de menores son graves. No sólo las de la ex fiscal que hoy dirige el Sename, sino que las de todo el país. Y la tarea es cómo cambiar procedimientos y peritajes para que un mayor número de casos lleguen a condenas y no se cierren por falta de pruebas o por decisión del fiscal.

Según el presidente de la Fundación para la Confianza, José Andrés Murillo, “estas situaciones sin duda pueden abrir una puerta de cuestionamiento y desconfianza. El camino para restablecer dicha confianza implica, en primer lugar, que un director o directora de un servicio tan importante como el Sename debe pasar un sistema de elección como el de Alta Dirección Pública”. En la misma línea, para Laura Germain, directora de la Fundación de Prevención de Violencia Infantil, “las cifras son preocupantes y creo que un abogado no debería estar a cargo del Sename, por la falta de visión que tienen con casos de menores. Aquí deben intervenir profesionales de más áreas, como de salud mental, terapeutas, etc.”

Consultado por el nombramiento de Huerta en el Sename, el abogado Hernán Fernández sostiene que “para asumir responsabilidades en la protección de los niños hay que tener amplia formación y experiencia en esos temas. Allí deben estar los mejores, con mayor conocimiento y compromiso. Así los niños estarán protegidos.”

Comments