Inesperada confesión de modelo Daniella Chávez: tiene una hija y una relación de 12 años

La sexy conejita playboy Daniella Chávez suele hacer noticia por sus osadas publicaciones en redes sociales, o por sus fuertes críticas que lanza a quienes la insultan. Pero ésta vez, lo hizo por algo totalmente distinto y que tiene relación con su vida privada.

La chilena, que actualmente se encuentra viviendo en Ciudad de México, confesó detalles que muchos desconocían. En entrevista con Glamorama, Chávez contó que “tengo una relación hace mucho. En un par de meses cumplo 12 años junto a él. Es mi apoyo incondicional y mi cable a tierra”, agregando que su pareja, que es chileno, “se dedica al marketing, estudió Ingeniería en Administración de Empresas mención Marketing, pero se dedica 100% a la publicidad digital y empresas digitales. Su hobbie es la fotografía”.

Daniella confesó que “a los 15 años fui casi abandonada por mi familia, vengo de padres separados y fue a esa edad cuando lo conocí. Él fue quien me dio su apoyo para seguir adelante y por un buen camino. Ambos éramos de condiciones bien humildes en nuestra ciudad, Rancagua. De hecho, él aún no estudiaba y trabajaba administrando locales. Desde ahí mi vida es junto a él, hasta el día de hoy”.

En México viven juntos. “El está conmigo ahora. Sin él no podría estar aquí. Siempre hemos trabajado juntos. Y me gusta”. No obstante, en un principio estuvieron separados por un mes, pero por inmadurez, según aseguró. Pese a los prejuicios, aseguró que es una mujer “muy fiel y no ando buscando hombres por la vida.

Mis metas no son tener hombres, mis metas van a otro lado”, agregando que “siempre se habla que porque soy Conejita Playboy soy la peor mujer de Chile, la más suelta y loca”. Fruto de esta relación con su pareja, nació una hija Isidora, la que actualmente tiene 9 años, pero no les ha tocado fácil.

“Era muy humilde, no sé si pobre, pero cerca de eso. Nos fuimos a vivir juntos con mi pololo. Y a los tres meses a él lo despiden. Se nos vino todo a negro. Fue cuando quedé embarazada”.

“Luego a mi novio le ofrecieron un trabajo en Antofagasta. Y ahí nos fuimos. Viví en Antofagasta casi todo mi embarazo. Él trabajaba y ganaba bien, pero yo extrañaba la poca familia que tenía y le pedí volver. Juntamos dinero y nos dio para poner un pub en Rancagua.

Después yo, a los 18 años, tenía mi propio salón de belleza con solárium. Tuvimos pub, restaurante, discoteca”. Daniella Chávez fue madre a los 17 años, hoy tiene 26. Cuando se enteró, “pensé que la vida sería ser dueña de casa y nada más. Pero cuando recibí la invitación del Pollo Valdivia (para participar en su programa), me di cuenta que podía hacer todo y poder luchar por lo que siempre soñé”.

Según confesó, “me ha costado mucho contar esto. He tratado de proteger a mi hija de comentarios malintencionados por mi trabajo” Sobre si esto es un tema delicado para ella declaró que “demasiado, porque la gente hace daño porque sí. Sin motivación alguna, te ofende.

Entonces, todos estos años traté de protegerla. Cuidarla como mi mayor tesoro. Es mi vida. Y lo que he hecho es por darle un lindo futuro. Darle lo que yo no tuve”. “Ella me acompaña a viajar por el mundo. Siempre está conmigo. Y le he enseñado valores, los cuales yo pienso que son los correctos.

A no discriminar a nadie, ni hablar mal de nadie, que en la vida todo cuesta. Es difícil lidiar con un mundo donde todo está a la mano, con internet y las redes sociales. Lo que me mueve a seguir es ella”, agregó. “Yo no tengo problemas con el desnudo y eso se lo he explicado muchas veces. Ella sabe que trabajo con mi imagen y que a la mamá le pagan por esas fotos.

Ella es feliz (…). Sabe que soy Playboy. A veces ando por aquí y la gente se acerca a pedir fotos. Pero yo me siento con ella a conversar y le explico lo de la vida y por qué hago eso”. Finalmente, declaró que “la gente malintencionada está en las redes, donde puedes decir algo escondido tras un perfil.

Y me importa el daño que puedan hacer. Eso es lo que más me costaba. Yo lloré mucho por cómo la gente me trataba a mí. Y me ponía mal el daño que le podían llegar a hacer a ella”.

Comments