Los detalles de la renovación de Esteban Paredes con Colo Colo

El delantero no sólo ronca con la jineta de capitán en la intimidad alba, pues además se le ocurrió llevar al camarín la cumbia del grupo uruguayo Márama, que la está llevando. ¿Resultado? El Colo no perdió más.

Todos los peloteros tienen cábalas. Algunos saltan en una pata antes de entrar a la cancha, otros ocupan los mismos calzoncillos y algún macabeo llama a la señora.

Pero hay quienes tienen como pega ser los encargados de la música en el camarín y en la Ruca el DJ es Esteban Paredes, que desde que empezó sólo han tenido buenos resultados.

Es que al parecer el repunte de Colo Colo, tanto en el Apertura como en la Copa Chile no tuvo que ver tanto con la jardineada de ruda que se pegó Pablo Guede en la previa del Superclásico ante el Bulla, porque había algo con mucho más “guataje” que hizo parar a los albos y los dejó moviendo las cañuelas.

Esto fue la música. Y claro, no piense que antes de cada mocha ponen el recordado tema de Marcelo Barticciotto con Keko Yungue “Ya nada es importante”, que cantaron a la par en el Festival de Viña del Mar del año 1999, ni menos algún disco pirateado de la Garra Blanca con temas como “c… a las madres de noche y de día, y a los cruzados los cogoteamos”. Sería muy flaite.

El grupo

Lo que pasa es que hace semanas, coincidentemente cuando empezó el repunte del Cacique tras enfrentar a Wanderers, el grupo que viene roncando en el camarín son los uruguayos de Márama, y el encargado de poner la música a todo volumen es justo Paredes.

El que ahora se luce con la jineta de capitán también se acabronó con los temas de motivación para sus compañeros, donde nos sapearon que el disco que más se repite es el de Márama, quienes interpretan el tema principal de la teleserie “Ambar” de Mega, y quienes son el grupo de moda en varios países de Sudamérica.

Es más, tras el triunfo del miércoles por 3-1 a Cobreloa por la Copa Chile, que les dio el paso a las semifinales donde chocarán contra la Universidad Católica, de una empezó a sonar el disco en el camarín de Pablo Guede, donde a varios se le comenzaron a mover las cañuelas de una.

Comments