Los detalles sabrosos del antes y después del piscinazo de Jhendelyn

A la rancagüina le entró el pánico cuando creyó que se desbandaban las piedras del cuerpo.

sdfds

El bar del Hotel O’Higgins ardía por la euforia de los ganadores de las competencias internacionales y folclórica, tipín 03:00 horas, cuando Jhendelyn y compañía llegaron al edificio para subir comenzar el arduo trabajo que tenían por delante, en la habitación 428.

Al poco rato comenzó la pega que se extendió durante seis horas y que dejó listoca a la modelo cerca de las 10:30 horas. Durante ese tiempo estuvo de pie, a excepción de un par de segundo donde necesito recostarse en una cama para afinar detalles.

dsf

Su generalísimo, Pancho Saavedra, explicó a LaCuarta.com que la pegatina de la piedrería partió por los hombros y que comenzó a bajar. A medida que el cuerpo de la soberana del Festival de Viña se convertía en una joya, aumentaba el nerviosismo en el ambiente.

sdf

Lo último en ser cubierto fue el tesorito, por razones obvias, y las últimas piedras se las aplicó ella misma soltó el único periodista en Chile experto en elecciones de reinas de Viña.

Al principio Jhen no quiso ni tomar agua para que su plano abdomen no se fuera a ver mal (como si eso fuera posible). Pero, a medida que pasaban las horas y los jugos gástricos comenzaron a patalear fue necesario algunos tente en pie como un plátanos ya algunos mates.

La verdadera triunfadora de Brasil 2014 agarró la mejor de las ondas con Marlon Parra, el tatuador más famoso de Chile y el mismo que pinto el cuerpo de Sigrid, y por eso cada detalle fue conversado y consensuado.

Finalmente cuando aún faltaba hora y media para el piscinazo la soberana de Viña estuvo tiqui taca y los nervios se transformaron en los invitados de piedra. Sin embargo, antes que quedara la patá fue su madre, a través del teléfono, quien calmó a la preciosura.

Poco antes de las 12:00 horas la presión y la espera volvieron a hacer estragos con la modelo y su equipo salió de la pieza corriendo a buscar algo dulce, primero consiguieron unos caramelos y un poco más tarde el hotel mandó un platito con chocolates.

sddf

Pasadito el mediodía los ágiles de La Cuarta llegaron a buscar a la reina y pese a todo lo vivido ella salió radiante para recorrer los pasillos del hotel y descender hasta la piscina del O’Higgins donde la prensa estaba apostada desde las 09:00 horas.

Cuando llegó al pasillo final aún guardaba la calma y a diferencia de lo que sucedió con Sigrid Alegría no le faltó aplomo en los últimos segundos, a pesar de que su generalísimo debió adelantarse y esperarla en la piscina.

dsff

Tras el piquero, que para muchos fue el mejor de la historia, Jhen permaneció en el agua cerca de un minuto y salió rápidamente. Las instrucciones de su generalísimo eran claras, “la piedrería sólo aguantará un minuto y 15 segundos, no más”.

La modelo se adelantó y casi no respondió preguntas en su salida, es que con pánico vio como se desprendían un par de piedras de sus hombros y casi colapsó. Rompió en llantos y se refugió en su pieza, “creía que todo había quedado a la vista”, explico Francisco Saavedra.

dsf

Finalmente tras la revisó y después de volver a escuchar a su progenitora, quien le dijo que todo había salido maravilloso y que no mostró la colita pelada, le volvió el alma al cuerpo y hasta tuvo ánimo de bromear con la prensa en la puerta de su pieza un rato después.

sdf

Comments