Luis Jara se sincera: “No me voy con mi ego en el suelo”

“¡No me hagas terapia, por favor! ¿Qué quieres saber?”, dijo de entrada Lucho Jara a Glamorama esta madrugada. Recién había pasado sobre el escenario del Copihue de Oro uno de los momentos más duros de su carrera. El animador recibió una monumental pifiadera luego de ganar el premio a Mejor Animador.

En el escenario enfrentó el abucheo –VEA ACÁ EL VIDEO-. Lucho trató de salir del paso agradeciendo a sus hijos. Pero fue inevitable. Y recordó lo que hace seis años, en el mismo evento, vivió Felipe Camiroaga. Ambos coincidentemente en el peak de su carrera televisiva.

Jara fue alentado por el equipo del Mucho Gusto. Tras recibir el galardón se dirigió hacia el backstage en compañía de algunos panelistas y miembros del matinal. Incluso se dio el tiempo de relajarse y cantarle el cumpleaños feliz a Pancho Saavedra, uno de los conductores del Copihue.

El rostro de Mega aborda con este sitio la pifiadera que sufrió en el Movistar Arena. Además, se desmarca de lo que vivió Camiroaga en los mismos premios en 2010:

¿Cómo se siente tras vivir un duro episodio por la pifiadera del público?

Lucho Jara: “Me parece que ustedes lo tiene más claro que yo. Yo me voy a celebrar. Me gané tres premios. Estoy muy orgulloso de esos premios. Me parece que igual en mi casa no pasa nada. En mi vida tampoco. La vida no me evalúa por la cantidad de premios. De hecho, es un juego del espectáculo. Y ahora me voy a celebrar el cumpleaños de mi hijo, que cumple 21 años.

“Estoy súper contento de ser parte de un engranaje tan atractivo para la gente. Pero no es más que eso”.

Dijo que lo que vivió era parte de la historia de su vida, por lo que le ha costado.

“A mí me han echado de todos los sellos. Me han sacado de los matinales. He estado gordo, flaco. ¿Qué me puede a mí impactar? Solamente volver a decir que nuevamente la vida me pone en frente una oportunidad para crecer. Y yo soy muy agradecido de cada cosa que me pasa. Nuevamente la vida me otorga una gran oportunidad”.

¿Lo toma como una oportunidad?

“Es una oportunidad, una oportunidad de aprendizaje. Y me encanta”.

Lo que pasó trajo el recuerdo de lo que vivió Felipe Camiroaga. Ambos en el peak de su carrera. Fue inesperado para algunos.

“Para mí, no fue inesperado. Yo no me voy con mi ego en el suelo. Me voy muy contento a celebrar con mis hijos. Mis hijos me esperan, me necesitan. Y la fiesta continúa”

¿Y la comparación con lo que vivió Felipe?

“Yo no me comparo. Yo soy distinto”.

Comments