¡Malditos se burlaron del lolo que mataron en el San Cristóbal!

Haciéndose los chistosos pidieron ayuda para el ingeniero que apuñalaron en el cerro.

Los antiguos cronistas policiales dicen que antes los ladrones tenían códigos de honor y que robaban sólo para “ganarse la vida”, pero el par de mal nacidos que asesinó a Nicolás Mardones Vásquez se ubica entre la escoria de los delincuentes.

El ingeniero en Recursos Humanos, de 27 años y de Puente Alto, había almorzado con su familia y luego fue a pasear con una amiga al Parque Metropolitano del Cerro San Cristóbal. A las 19.30 comenzaron el retorno.

En el sector El Ermitaño, en la curva El Grifo, un par de desgraciados les cortó el paso con la presumible intensión de asaltarlos, pero no contaban con que Nicolás opusiera resistencia para que la lola pudiera arrancar a pedir ayuda. Ella se dejó caer por una ladera del cerro y dejó la escena donde el muchacho perdería la vida.

Uno de los asaltantes sacó un cuchillo y con el arma hirió al ingeniero en una pierna, un brazo, en el estómago y en el tórax. Luego ambos arrancaron sin robarle ni el celular.

Malditos se burlaron

Cuando la amiga de la víctima regresaba a ver qué había pasado, se topó con los asaltantes, quienes, según comentó Esteban, hermano del fallecido, “le dijeron, casi con carcajadas: llama por ayuda”, para que fuera socorrido el agónico lolo que irónicamente ellos mismos habían atacado.

“Después, cuando ayudaron a mi hermano, fue muy tarde. Me tocó reconocer el cuerpo de mi hermano y no se lo doy a nadie. Estamos destruidos como familia y nos preguntamos: ¿dónde estamos? ¿en qué país estamos? y ¿qué justicia tenemos?”, reclamó.

El caso quedó en manos de la Brigada de Homicidios (BH) de la PDI. El comisario Marcelo Sepúlveda informó sobre los asaltantes, que actuaron a rostro descubierto, que “según la testigo fueron dos personas jóvenes-adultos, de entre 20 y 30 años que vestían ropa deportiva”.

En tanto, el dire del Parque Metropolitano, Mauricio Fabri, informó que el recinto corta el ingreso de gente a las 20 horas y que a las 21 nadie puede quedar en su interior. Además afirmó que a pesar de las 729 hectáreas del parque, es un “lugar muy seguro” y que el asesinato fue un “evento aislado”.

“Estamos poniendo todos nuestros recursos a disposición para que estas personas sean capturadas, tenemos cámaras de seguridad de alta resolución a disposición de la investigación”, manifestó.

Comments