Mujer fue golpeada brutalmente con un vaso por sonreírle a alguien que creyó conocer

Una mujer quedó marcada de por vida luego que otra la golpeara en la cara con una copa de vino, simplemente porque le sonrió.

Charlotte Green acusó a Rosie Skitt de mirarla de una forma ‘sarcástica’, sin embargo, Rosie (25) reconoció a Green (20) del equipo de fútbol de su hermana, por lo que simplemente le sonrió para decir ‘hola’ en un pub ubicado en Sheffield, Inglaterra. Green se acercó a Rosie para decirle ‘¿Tienes algún problema conmigo?’, antes de arrojarle el vaso, consignó el medio inglés Metro.co.uk.

Tras la agresión, la mujer fue sentenciada a 18 meses de cárcel. Rosie, quien aún tiene recuerdos y utiliza maquillaje prescrito por su médico para ocultar las cicatrices, señaló durante la investigación: “Esto ha tenido un profundo impacto en mí y en toda mi familia. Tengo lesiones que cambiaron mi vida para siempre, y que me afectarán por mucho tiempo.

Las lesiones en mi cara son un recordatorio constante de ese terrible momento. Tengo daño permanente en los nervios de mi cara, temblores faciales y pérdida de sensibilidad“. Y agregó que está esperando una cirugía para remediar lo más posible los daños.

En la corte se escuchó que la mejilla de Rosie ‘quedó colgando’ y por suerte se salvó de ser golpeada en el ojo. En tanto, ella indicó que no se había dado cuenta de que recibió el vaso en su cara hasta que se tocó el rostro y notó que tenía piel colgando y mucha sangre.

“Aún no recibo ninguna explicación de parte de Charlotte Green, ni una llamada contándome por qué hizo eso. Todo lo que he escuchado son rumores de que ella le dijo a algunas personas que fue “defensa propia” o que yo me resbalé y me caí”, relató Rosie.

“Su percepción parece indicar que todo lo que pasó fue mi culpa y eso me tiene nerviosa“, señaló. Tan dramático fue el momento que Rosie tuvo que contar con ayuda psicológica, sesiones que tiene mensualmente y que complementa con antidepresivos.

La mujer comentó también que nunca antes tuvo problemas de tipo emocional y que solía salir con un montón de amigos, sin embargo, desde ese día fatal ya no es lo mismo, pues ahora raramente sale de casa.

“Tengo miedo de que la gente se acerque y me pregunté por lo que pasó esa noche y por cómo conseguí la cicatriz que tengo la cara”, aseguró la joven. Skitt pensó que la otra mujer simplemente le había dado un combo en la mejilla, pero luego al tocársela sintió sangre y un pedazo de piel sobrante.

De inmediato corrió hacia un centro asistencial, derramando sangre y sin creer lo que había pasado. “Hasta hoy nunca ha ofrecido disculpas y sus acciones han cambiado la vida de sus protagonistas“, comentó la víctima refiriéndose a Charlotte. Rosie necesitó 25 puntos en un corte de no menos de 3 centímetros en su mejilla izquierda; 2 centímetros de párpado; y también en un corte de un centímetro en la ceja.

También sufrió daños en el nervio de un ojo; y el desgarramiento de un dedo al dañar el nervio. Rosie se ha sometido a varias operaciones, incluyendo una cirugía plásticas, pero las cicatrices se resisten a a desaparecer. En su entrevista policial, Green indicó que Rosie había estado mirándola de manera sarcástica y vio que movió su brazo, por lo que ella simplemente “reaccionó”.

Por último, Charlotte fue declarada culpable de un cargo relacionado a la provocación de lesiones corporales graves, y fue encarcelada por 18 meses.

Comments